Universidad Tepantlato



   

¿Sabes qué quiere decir nuestro nombre y nuestro escudo?


Déjanos decirte que está lleno de significado, como te enterarás a continuación.
Para empezar, el nombre Tepantlato es un vocablo náhuatl. En el Códice Florentino Libro X, Capitulo IX, cuyo título es "De los Hechiceros y Trampistas", se hace referencia a la actividad del Tepantlato, que en dicha lengua significa: "Tepan", Intercesor o Abogado y "Tlatoa", hablar. Es decir, Tepantlato quiere decir “el que habla o ruega por nosotros”. Tepantlato es el guía que orienta, el sabio que aconseja y el justo que vela por la aplicación del derecho.
El águila real de nuestro escudo es, además de símbolo de la identidad mexicana, representación de fuerza, poder e independencia, por tratarse de un animal grande y majestuoso, con una vista de cuatro a ocho veces más poderosa que la de los seres humanos; de hecho, puede ver directamente al sol sin lastimarse los ojos. Además, tiene unas garras muy potentes.
El primer círculo interior blanco representa a Dios, mientras que el círculo interior de color azul a verde significa la unión de los mexicanos.
Como podrás haberte dado cuenta, dentro de uno de esos círculos se ubica la leyenda en náhualt IPAL CE TENAHUA TILLIMAH YE ICEMANAHUANAHUATIL IN TEMAHQUIXTILIZTLI, que en español quiere decir “Por un derecho que sea ley universal de libertad”.
El centro del escudo contiene la escena de un palacio de justicia donde se está realizando un juicio oral a un acusado, ante la presencia de un juez y de un abogado.
Abajo del águila y del palacio de justicia, puedes ver a una serpiente emplumada, es decir, a Quetzalcóatl. La dirección de la que viene, es decir, el oriente, simboliza que estamos esperando su regreso para restablecer la gloria en que vivió nuestro país durante el reinado de este esencial personaje de nuestra cultura.
En medio del águila, del palacio de justicia y arriba de Quetzalcóatl, aparece en primer término el maíz, planta por la que nuestra civilización cambió de nómada a sedentaria, así como las representaciones de la cultura Olmeca, Teotihuacán y Maya, es decir, las antiguas culturas de las que los aztecas y nosotros mismos heredamos el conocimiento.